Artículo publicado en la Web de la sociedad cervantina de Esquívias.

BELÉN GARCÍA CALVO

Escritora


Coincidiendo con la VII edición de la Lectura Universal del Quijote en Esquivias (Toledo), en una de las estancias de la casa donde vivió y escribió El Quijote don Miguel de Cervantes Saavedra, hoy Museo Casa de Cervantes, se ha celebrado la última exposición de la obra de Carmen Guardia García.Concretamente, las paredes de la "La cuadra" se han vestido con 19 óleos, realizados en los últimos tres años por esta consumada artista.Mientras a pocos metros se leía "El Quijote" en distintas lenguas, no pude dejarde imaginarme que tal vez aquí, en la antigua caballeriza, Cervantes se inspiró para recrear alguna de las peripecias del caballero andante que ha dado fama universal a la Literatura española.

Una explosión de color recibió a los visitantes, que pasearon por la sala en silencio, lentamente, deteniéndose, cautivados frente a cada cuadro de esta exposición prodigiosa, en la que cada obra supone un reto, un desafío que desencadena la intuición y la imaginación del observador. Porque solo con una mente libre e intuitiva se puede entrar en el universo emocional que plasman las obras de Carmen Guardia.
Llevo siguiendo a esta autora durante casi tres lustros, e intuyo que se encuentra en un momento fronterizo en el que el óleo y el color se imponen, algo que ya pudimos vislumbrar hace casi dos años en la Galería Cidi Hiaya de Granada; pero diría que es ahora donde se siente que Carmen Guardia García vive un momento creativo en el que todo "sale a la luz".
Si bien las señas de identidad de esta pintora de prácticas artísticas de amplio registro, siguen siendo las mismas: la ausencia de ornamentos artificiosos, el surrealismo, las atmósferas simbólicas, casi oníricas y, sobre todo, la relación binaria. Relación que plasma a través de un juego de líneas que, serpenteando o anudándose, mediante la superposición o la simetría, termina representando la pareja hombre-mujer, o fomas que se relacionan en pareja.
En palabras de la propia autora en alusión a su obra: "El color se superpone, conforma o deshace la forma, y siempre con intensidad, mediante un juego de colores puros y parejas también de complementarios".
Vayamos al significante "parejas de complementarios". Freud sostuvo que todo sueño obedece a la realización de un deseo inconsciente. Si tuviera que aventurar el deseo inconsciente de Carmen Guardia diría que podemos verlo sublimado en esas parejas fusionadas, en esas intersecciones, que pueblan sus obras; en ese puente que tiende hacia el diálogo de igual a igual.
Porque a Carmen Guardia no le interesa el papel estético frágil ligado a lo femenino. Ni tampoco parece reivindicar el feminismo. Va mucho más allá. En su obra, siempre sensual, los rostros, las cabezas, suelen ser asexuados, son los cuerpos los que nos hablan de lo hombre y lo mujer, pero de un modo casi antropológico. Es en esos pechos y glúteos generosos, pero fuera de los patrones actuales de liposucción y silicona, donde encontramos la imagen anatómicamente fuerte de una mujer muy humana; una visión que aun se fortalece más en el abrazo con el hombre. Encontramos un magnífico ejemplo de ello en Abrazo cósmico (óleo sobre lienzo 81 x 100), uno de los 19 óleos que se han exhibido en esta exposición.
En algunas obras, Carmen Guardia avanza el comienzo de una nueva serie, Naturaleza y El poder de la Palabra, que será expuesta en la galería Eka&Moor, en Madrid, el próximo otoño.
Reproducimos a continuación el contenido de una entrevista a Carmen Guardia, realizada por Belén García Calvo, con motivo de esta exposición.

B.G.- ¿Cómo surgió la idea de exponer en la VII Edición de la Lectura Universal del Quijote en Esquivias?
C.G.: Un miembro de la Sociedad Cervantina me lo propuso, ya que se habían hecho exposiciones en la "Cuadra" en alguna otra ocasión. Yo tenía mi última obra en Barcelona, en Espacio 120, y aunque la obra no tenía que ver exactamente con El Quijote, que por otra parte, pienso que está suficientemente ilustrado, si encajaba con la relación Don Quijote y Sancho Panza, pareja de opuestos. De hecho a esta serie pertenecía un cuadro con ese título, que se vendió. Por otro lado, y aunque iba a ser por un periodo muy corto de tiempo dadas las condiciones de la sala, me hizo ilusión volver al pueblo de mi abuelo, a quien de niña oía siempre hablar del Quijote.

B.G.- ¿Que ha significado para ti colgar tu obra en el lugar donde vivió y escribió Cervantes El Quijote?
C.G.:Pues me ha parecido un lujo, porque el lugar es emblemático, tiene el "poso" de la historia, de un creador, y esta bien conservado. Un reencuentro además con el paisaje de la tierra manchega que imagino también inspiró a Cervantes.

B.G.- ¿Me puedes hablar sobre el proceso de preparación de esta exposición?
C.G.: Pertenece a un periodo en el que he intentado simplificar en la vida y en el arte y también reflejar lo que había conseguido en mis últimos grabados. De ahí que las figuras estén representadas por línea de contorno y el color por el retorno a los colores primarios, eliminando el volumen y la paleta de grises tan de la tierra castellana.

B.G.- ¿Por qué el título "Cuando una puerta se cierra otra puerta se abre?
C.G.: Esta frase del Quijote se irguió sobre las demás, es un concepto que me parece sabio y optimista, creativo, que empuja hacia adelante y representa también un contraste binario: abierto y cerrado, fin y comienzo. Si eres creativo siempre encontrarás una salida.

B.G.-¿Tienes algún cuadro favorito en esta exposición?
C.G.: Uno de mis favoritos es Abrazo Cósmico porque es un cuadro germinal, es decir, de los primeros en los que empiezo a utilizar un baile de líneas y cuerpos en un espacio atemporal.

B.G.- Tu trayectoria como pintora y grabadora es impresionante, ¿cómo has compaginado tu trabajo docente como Catedrática de Dibujo con tu actividad artística?
C.G.: Pues sencillamente por amor al arte, es decir sin dejar de trabajar, aunque a veces compaginar el trabajo docente y la actividad artística ha supuesto mucho esfuerzo, pero resulta que trabajar en el arte es una de las cosas que le da sentido a mi vida, por tanto no creo que deje nunca de hacerlo.

B.G.- ¿Qué artistas han influido más en tu obra?
C.G.: No sabría decirte. Ha habido épocas en las que siempre tenía un artista preferido igual que cuando te suena una canción en la cabeza. Francis Bacon, Cindy Sherman, Bill Viola, Rembrant, Tiziano, Boticcelli, Rouault, Gordillo, Equipo Crónica, Giorgia Okeefe, Frida Kahlo. Pero dicen que Abrazo Cósmico recuerda a la Danza de Matisse.

B.G.- Dibujo, grabado, pintura... ¿Qué te gusta más?
C.G.: Me encanta el dibujo a lápiz por la sencillez de materiales. El grabado te obliga a trabajar de una forma muy ordenada y limpia, y te absorbe porque siempre te puede sorprender. La pintura es mas directa, es en lo que ahora estoy, pero intentando introducir también en ella algunos aspectos del brabado.

B.G.- ¿Estás trabajando en una próxima exposición?
C.G.: Estoy preparando una nueva exposición en la galería Eka&Moor de Madrid para la segunda quincena de otoño. A partir de los cuadros que titulo Naturalezas he comenzado una nueva serie que tiene que ver los los elementos: fuego, tierra, aire, agua, volviendo al volumen en los cuerpos y a trabajar con texturas de fondo. Por otro lado quisiera trabajar también sobre el poder que tienen las palabras.

B.G.- ¿Tienes alguna manía a la hora de pintar?
C.G.: Si, me gusta trabajar en silencio hasta que consigo modelar la idea o la emoción, entonces es cuando pongo música, como hacen con los toreros cuando hacen una buena faena.

B.G.- ¿Volveremos a ver tu obra en la siguiente edición de la Lectura Universal del Quijote en Esquivias?
C.G.: Pues no sabemos, pero no me importaría, esta vez diseñada solo para la ocasión, utilizando como tema precisamente el poder que tienen las palabras.



www.artecarmenguardia.es http://carmen-guardia.artelista.com

Sabino de Diego.